Living

Cómo ahorrar para comprar una casa

Como ahorrar para comprar una casa

Tener una casa es el sueño de prácticamente todo el mundo. Nos da una sensación de seguridad y estabilidad que no obtenemos con otro bien. Pero sin embargo, también nos ancla a unas obligaciones a largo plazo en las que tampoco incurrimos con otro tipo de adquisición. Este es un factor a tener en cuenta en el momento que comienzas a pensar en comprar una vivienda. Por eso, mucha gente joven prefiere vivir de alquiler para poder moverse sin problema y cambiar de hogar dependiendo de sus necesidades y gustos.

Si tú eres de los que decide tener un domicilio propio, comienza con estas consideraciones:Cuando ya te has enfocado en que deseas tener tu propia casa, tienes que pensar que si vas a utilizar financiación externa debes contar con una parte del dinero de antemano. Hoy en día los bancos no conceden la hipoteca del 100% del valor de la propiedad. Lo frecuente es que puedas disponer del 80% en el caso de que sea la compra de tu vivienda habitual. Eso quiere decir, que en el momento de la adquisición, tú tendrás que tener ahorrado ese otro 20% que no te financia la entidad, más el importe de los gastos que tendrás que asumir por dicha compra, que suelen estar alrededor del 10% del valor de la vivienda. Ya sabiendo lo que tienes que ahorrar, puedes hacer un plan de ataque y ponerte a ello.

La compra de un piso, chalet o apartamento es una de las mayores inversiones que hacemos a lo largo de nuestra vida. Por lo que dependiendo de la envergadura de esta, el ahorro irá en la misma proporción. Otra cuestión a considerar es que tenemos que ser realistas con el «tamaño» de la vivienda que vamos a comprar, tiene que estar dentro de los límites de lo posible; muchas veces se hacen planes que se alejan de la realidad y al final nos frustramos porque pensamos que nunca vamos a poder disfrutar de nuestro propio hogar y eso no tiene porqué ser así. La diferencia será que podrás tener un hogar acorde a tu nivel adquisitivo y que tendrás que ahorrar para ello. 

Cuando ya nos hemos decidido a dar el paso, tenemos que ajustar nuestra formula para reunir el dinero que necesitamos, considerando dos variables: la cantidad que queramos o podamos ahorrar mensualmente y el tiempo que tardaremos en disponer de ese dinero. Vemos que esto dependerá de si nuestra meta es a corto, medio o largo plazo y es recomendable que, a la hora de fijar estas cantidades, consideraremos qué nivel de vida queremos mantener durante este proceso. Hay personas que son capaces de llevar una vida más sencilla o sin mucho gasto superfluo y otras a los que esto se le hace imposible. Define cuál eres tú.

Vamos a ver un ejemplo por cien mil euros para que puedas calcularlo fácilmente y proporcionalmente para otras cantidades:

Valor del apartamento                     100.000 €

Hipoteca                                            80.000 €

Resto                                                                                                20.000 €

Dinero de los gastos                                                                        10.000 €

Total dinero que necesito                                                                 30.000 €

*Para comprar un apartamento de 100.000 €, podremos solicitar una hipoteca de 80.000 € por lo que necesitaremos tener ahorrados los 20.000 € que faltan para completar el importe, más 10.000 € aproximadamente para hacer frente a los gastos que conlleva la compra de la vivienda (escrituras, impuestos, notario, etc…de eso podemos hablar en otro artículo si te interesa). Esto quiere decir que si nuestro objetivo es ahorrar 30.000 € y ponemos un horizonte de 5 años, tendremos que ahorrar 6.000 € al año o lo que es lo mismo 500 € al mes.  Una vez que calculamos la mensualidad que tenemos que ahorrar, ya podemos ir poniendo en práctica todos los métodos posibles para llegar a nuestro objetivo.

  • Formalizar un plan de ahorro, las entidades financieras tienen este tipo de producto y normalmente lo puedes poner a cinco años o reembolsarlo cuando llegue el momento.
  • Abrir una cuenta de ahorro, donde ir transfiriendo el importe todos los meses y separándolo del de los gastos habituales para no contar con él, ya que si no acabaremos utilizándolo en cuanto haya cualquier gasto extra, casi sin darnos cuenta. Puedes hacer una transferencia permanente para que automáticamente se pase el dinero y no tengas que hacerlo tú, con el riesgo de que algún mes pienses que tienes muchos gastos y te lo saltes.
  • Muchas personas tienen una hucha, aunque esto es cada vez más complicado debido al incremento del uso de las tarjetas y cada vez menos del efectivo. Es una buena forma de ir guardando poquito a poquito y sin darte cuenta tendrás un dinerillo extra que no considerabas.
  • Hacerte una tarjeta online, donde traspasar dinero desde la cuenta habitual a la de esta y así generar un ahorro mayor.
  • También te puedes comprometer a hacer algún tipo de pequeño sacrificio y destinar el dinero de algún gasto a este ahorro, como por ejemplo: en lugar de comprarme dos camisetas al mes me compro una y ese importe lo paso a la tarjeta de ahorro o a la hucha; en lugar de la camiseta podemos prescindir de otras cosas.
  • Otra idea es revisar los gastos fijos, ya que a veces estamos pagando alguna cosa que no necesitamos y podemos quitar y destinar ese dinero a nuestra futura casa.
  • Cuando tengamos un pago que está a punto de terminar o alguno que ya ha finalizado, destina ese importe al ahorro para el piso en lugar de dejarlo en la cuenta, ya que sino al final lo gastaremos sin ni siquiera saber en qué.

Otras opciones alternativas para afrontar la compra lo antes posible o sin tener la totalidad del importe ahorrado, puede ser decidirte por una vivienda de alquiler y llegar a una acuerdo de compra con el propietario o al revés, una vivienda a la venta y llegar a un acuerdo de contrato de alquiler con opción a compra. En este caso, lo que paguemos de alquiler, o habitualmente parte de él, ya estará destinado a la adquisición de dicha vivienda. También puedes interesarte por las casas que tienen los bancos a la venta, ya que en este caso suelen financiar mas del 80% con lo que podrás optar a ella más fácilmente. Pero aún así tendrás que tener el ahorro previo aunque sea menor.

Anímate a comenzar a ahorrar ahora, piensa que el dinero sigue siendo tuyo. Mucha gente se pregunta ¿y si me hace falta el dinero para algo realmente importante? pues si te hace falta ahí lo tienes, es tuyo. Además, si te vuelves atrás, cambias de opinión o simplemente decidieras gastarlo en otra cosa (un barco, una autocaravana o un gran viaje) ya estarías más cerca, habrías generado un ahorro que de otra forma no hubieras tenido.

Watch your pennies
Si te ha gustado, compártelo con tus amigos 🙂
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *